3 marzo, 2016 Aftermarketing

LA IMAGEN QUE MOSTRAMOS

Se dice aquello de que “las apariencias engañan”, y sí, podemos estar de acuerdo en cierta parte y/o en ciertas ocasiones. Pero no cabe duda que nos dejamos llevar más por otra frase hecha o refrán, a la hora de decidirnos a entrar en un establecimiento, para que sea nuestro partner o contratar un servicio, y esa es: “una imagen vale más que mil palabras”. ¿O no?…veamos.“Las apariencias engañan” VS “una imagen vale más que mil palabras”, ¿a cuál le haremos más caso a la hora de entrar en un restaurante para ir a comer?

El restaurante que aparentemente se ve con una buena imagen, limpio, en el cual hay bastante gente, o por el contrario, al restaurante que no se ve muy limpio, en el que hay un camarero sentado cerca de la barra, en el que no hay mucha gente, etc. Claramente, en el primero.

Y es que para conocer a una persona sí que damos más margen, en algunas ocasiones, a conocerla mejor para crearnos una idea de cómo es realmente. Pero en el caso de jugarte una buena velada en torno a una cena o comida con amigos, familia, pareja, etc. o bien contratar un servicio, realizar una compra o dejar nuestro vehículo en manos de un mecánico, nuestro criterio generalmente se basa en 3 rangos: 1) Recomendaciones 2) Si no tenemos recomendaciones (y en algunos casos aunque las tengamos) nos basamos en la imagen, tanto física como virtualmente 3) Críticas virtuales.

En algunos casos tendremos recomendaciones, y en otros no, pero ya sea con o sin ellas, buscaremos información en la Red. En los ya cerca de 2 años que llevo trabajando en la atención, apoyo y soporte a más de 250 talleres, me he ratificado en la idea de que hay que estar en la Red.

He comprobado en primera persona las diferencias entre los que apuestan por mejorar, no solo sus servicios sinó también su imagen y en cómo transmitirla y comunicarla adecuadamente vs aquellos que no lo hacen. Está claro que es importantísimo tener una buena imagen corporativa; una buena web donde se puedan conocer tus servicios, tus horarios, recomendaciones de clientes satisfechos, datos identificativos (telf., dirección, etc.), e imágenes del taller, porque todo esto va a convertirse en elementos clave a la hora de decidir a qué talle llevar el coche.

Insisto en la imagen, porque aunque a veces pueda no parecerlo, sin duda alguna, es de lo más importante. Y no se trata sólo de tener una web, sinó que hay que actualizarla y mantenerla permanentemente, igual que ocurre con las redes sociales. Hay que mostrarse ante los clientes con elementos atractivos, convincentes, como puede ser un vídeo corporativo, donde se vea un recorrido por las instalaciones, donde se vea la limpieza, los trabajos en curso, el equipo de trabajo, etc.

Voy a terminar tal y como he empezado, con una frase hecha o refrán, que viene al caso, como conclusión tras todo lo comentado anteriormente, y que nos tiene que servir a todos como reflexión final:

“No solo hay que ser bueno, sino que también hay que parecerlo”

By Daniel Torrico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contacto

Tu agencia de marketing online en Barcelona